RSS Contact

22 sept. 2011

El niño perro, Eva Hornung - Crítica

Leyendo el diario Clarín, me he encontrado con una reseña de este libro (el primero traducido al español de esta autora australiana) que me ha llamado la atención por la referencia cruzada que hacen con "Colmillo Blanco" de Jack London.
Este fue un libro que he leído infinidades de veces, siendo uno de los primeros que he leído en mi infancia, y he mantenido en mi biblioteca todos estos años. Pobre libro, ya está todo desarmado (creo que la edición es del año 60 y pico!) pero sigue fiel acompañándome.
El niño perro, parece ser uno de esos libros crudos, que muestran la sociedad tal cual es, como interactuamos con ella, y como nos manejamos con respecto a los animales.
La historia, es de un niño de 4 años llamado Romochka que vive en Moscú con los perros. "Consigue una fábula negrísima pero absolutamente creíble  y un espejo impiadoso y exacto de las sociedades en el siglo XXI" dice Clarín Ñ.

Un extracto de la crítica:

[...] Hornung administra con un cuidado extremo sus puntos de vista. Ese cuidado hace posible el libro. Aunque está inspirada en la realidad, es difícil hacer verosímil la historia de Romochka, el niño de cuatro años que vive con perros en Moscú. Hornung cuenta con una voz narradora en tercera persona que, en general, mantiene cerca del chico. Consigue una fábula negrísima pero absolutamente creíble y un espejo impiadoso y exacto de las sociedades del siglo XXI. Hay momentos en que hacen falta otras miradas más adultas y cercanas al lector y la autora las tiene. De esas, las dos más importantes son las de Dimitri y Natalia, los científicos que se cruzan con Romochka. Pero el chico sigue siendo el centro de todo y es él quien cierra el libro.
Durante casi toda la novela, el niño vive en un mundo donde lo humano está al margen y en ese período, lo que cuenta Hornung es la superposición de dos mundos: el de los vagabundos (tanto perros como personas) y el de la ciudad, que se ciega voluntariamente para negar la existencia de los que no le pertenecen: “la gente se desplazaba con ceguera ensayada por los espacios públicos”, dice la voz narradora ya que “los chicos vagabundos eran demasiado y resultaban harto abrumadores para soportar ser conscientes de su presencia” [...]

Ver noticia completa en Clarín Ñ aquí: 
http://www.revistaenie.clarin.com/literatura/resenas/Terrible-vision-crueldad_0_556144411.html


1 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola!Perdón, pero no sabía donde preguntar esto.¿Vais a sacar sookie 11 editado?Gracias!

Publicar un comentario