RSS Contact

6 jun. 2011

Sookie 11 - Capitulo 12

Sookie 11 - Capitulo 12


"Tienes dos oídos", le aseguré, sintiendo una oleada de alivio tan fuerte que casi me caigo. Toqué ligeramente los puntos para pudiera estar seguro. 
"¿Por qué yo no?" Dermot estaba confundido, y teniendo en cuenta la cantidad que había sangrado, yo estaba segura de que era comprensible. 
"¿Quién me atacó? " 
Bajé la vista hacia él y no podía decidir qué hacer. Tuve que morder la bala. Llamé a Claude. 
"El Teléfono de Claude," dijo una voz profunda  que catalogue como perteneciente a Bellenos, el elfo. 
"Bellenos, es Sookie. No sé si te acuerdas de mí, pero yo estaba allí el otro día con mi amigo Sam? “
"Sí," dijo. 
"Este es el trato. Alguien atacó a Dermot, y él está herido, y necesito saber si hay algo que debe o no debe hacer a un hada herido. Algo más aparte de lo que haces con un ser humano. " 
"¿Quién le ha hecho daño?" La voz de Bellenos fue más aguda. 
"Dos tipos humanos que irrumpieron en la casa que venían por mí. Yo no estaba aquí, pero Dermot si, y había máquinas en funcionamiento, y no podía oír muy bien, y parece que le han golpeado en la cabeza. 
No sé con qué. “

"¿El sangrado se detuvo", preguntó, y yo podía escuchar la voz de Claude en el fondo. 
"Sí, esta coagulada." 
Hubo un murmullo de voces, mientras Bellenos consultaba con varias personas, o al menos eso era lo que parecía. 
"Estoy en camino", dijo Bellenos al fin. "Claude me dice que no es bienvenido en su casa ahora mismo, así que estoy yendo en su lugar. Será bueno salir de este edificio. No hay otros seres humanos alrededor, además de usted? No puedo pasar” "Nadie más aparte de mi, al menos hasta ahora." 
"Voy a estar allí pronto." 
Transmití esta información a Dermot, que estaba simplemente viéndose perplejo. Me dijo un par de veces que no entendía por qué estaba en el suelo, y empecé a preocuparme por él. Por lo menos él parecía contento de permanecer allí. 
"Sookie!" Antes de que me diera cuenta había empezado a llover, Dermot había abierto las ventanas a causa de la lija. Yo podía oír claramente Bill. 
Me arrastre hasta la ventana con
my fringe swaying. 
"¿Cómo está?" Bill preguntó, manteniéndose lejos. "¿Cómo puedo ayudar?" 
"Has sido maravilloso", le dije, en serio. "Una de las hadas de Monroe esta viniendo, Bill, así que es mejor que vuelvas a tu casa. Cuando mi ropa se seque, ¿podría dejarlas en mi escalera de atrás en algún momento, cuando no está lloviendo? O si simplemente las pones en el porche delantero, las puedo recoger en cualquier momento“.
"Siento que te he fallado", dijo. 
"¿Por qué? Me diste un lugar para esconderse; despejaste la entrada de mi casa, chequeaste la casa para que nadie me pudiera emboscar de nuevo ". 
"No los maté", dijo. "Me gustaría." 
No me sentí aterrada del todo por su reconocimiento. Me estaba acostumbrando a las declaraciones drásticas. "Oye, no te preocupes", le aseguré. 
"Alguien lo hará, si siguen haciendo cosas como esta." 
"¿Se te ocurrió alguna idea de quien los habían contratado?" 
"Me temo que no." Realmente lamentaba eso. "Iban a atarme en algún vehículo y llevarme a alguna parte." Yo no había visto el vehículo en sus pensamientos, así que esa parte era difusa. 
"¿Dónde estaba su auto estacionado?" 
"No lo sé. Nunca he visto uno. "Yo no había tenido exactamente tiempo de pensar en ello. 
Bill miró hacia mí con nostalgia. "Me siento inútil, Sookie. Sé que necesitas ayuda para él por las escaleras. Pero no me atrevo a intentar acercarme a él otra vez. “
la cabeza de Bill se giro con una rapidez que me hizo parpadear. Luego se había ido. 
"Estoy aquí - dijo una voz desde la puerta de atrás. "Soy Bellenos el elfo, vampiro. Dile Sookie Estoy aquí para ver a mi amigo Dermot. “
"Un elfo. No he visto a uno de vosotros en más de cien años ", oí la voz de Bill, mucho más débil. 
"Y no lo veras por otros cien", respondió la voz profunda de Bellenos. "No quedan muchos de nosotros." 
Bajé las escaleras de nuevo, tan rápido como pude sin romperme el cuello. Abrí la puerta de atrás y crucé el porche para desbloquear la puerta. Yo podía ver tanto al elfo y al vampiro a través del cristal. 
"Ya que estás aquí, voy a seguir mi camino", dijo Bill. "No puedo ser de ayuda alguna." Él estaba en el patio. La luz de seguridad montada en el poste hacia 
que se viera más blanco de lo que era, verdaderamente exótico. La lluvia era sólo un goteo ahora, pero el aire olía impregnado de la humedad. No creía que fuera a mantenerse a raya por más tiempo. 
"Intoxicación de hadas?" Bellenos dijo. Estaba pálido, también, pero nadie podía ser más lavados que un vampiro. Bellenos tenia ligeras pecas marrones que se veían 
como pequeñas sombras en su rostro, y su pelo liso parecía un castaño más oscuro."Los Elfos huelen diferente de las hadas". 
"Sí, tú lo haces," dijo Bill, y yo podía escuchar el disgusto en su voz. El olor de  Bellenos parecía repeler al menos un vampiro. Tal vez podría raspar algunas células de la piel de Bellenos para esparcir por encima de mi tío-abuelo, así que podría haber más vampiros. ¡Oh, Dios mío, ¿qué iba a hacer con la reunión con Eric y Pam? 
"Ustedes dos a través de intercambio de la How-de-dos?-Grité. "Porque Dermot podría utilizar un poco de ayuda." 
Bill desapareció en el bosque, y abrí la puerta para que el elfo. Él me sonrió, y fue difícil no estremecerme cuando ví los dientes largos y puntiagudos. 
"Entra", le dije, aunque yo sabía que podía entrar sin ser invitado. 
Mientras lo guié a la cocina, estaba mirando a su alrededor con curiosidad. Me puse mi abrigo antes de precederlo a subir las escaleras, y esperaba que Bellenos no tuviera demasiado a la vista. Cuando llegamos al ático, antes de que yo pudiera decir algo el elfo estaba de rodillas junto a Dermot. Después de una breve encuesta, Bellenos rodó al hada de lado para examinar la herida. Los ojos rasgados marrones curiosamente tenían la intención de su amigo herido. 
Bueno, podría haber un vistazo a mis hombros desnudos un poco. Más que un poco. 
"Necesitas cubrirte", dijo Bellenos sin rodeos. "Esa es demasiado piel humana para mí." 
Bueno, lo leyó totalmente bien, para mi vergüenza. Al igual que Bill había sido rechazado por el olor de Bellenos, Bellenos fue repelido por su visión de mí. 
"Estaré encantada de ponerme la ropa real ahora que hay alguien que se quede con Dermot."
- Bien - dijo Bellenos.
Tan demostrativo como Claude podría ser, Bellenos le golpearon. En realidad, fue casi divertido. Le pregunté a Bellenos sobre llevar a Dermot hasta la habitación de invitados en la planta baja, y yo le precedí para asegurarme de que la habitación estaba bien. Después de un rápido vistazo para asegurarse de que la colcha se detuvo sobre las sabanas, me corrí a un lado por Bellenos, que llevaba Dermot tan fácilmente como lo haría con un niño, aunque Dermot fue ciertamente menos maniobrable en la estrecha escalera.
Mientras Bellenos situaba a Dermot en la cama, me encerré en mi cuarto a vestirme. Yo no puedo decir el alivio que fue descansar de los flecos y flores del
chal y ponerme unos vaqueros (no pantalones cortos, por deferencia a la aversión de la piel humana Bellenos). Hacía demasiado calor para pensar siquiera en una camisa de manga larga, pero mis hombros ofensivos fueron cubiertos adecuadamente con una camiseta a rayas.
Dermot era plenamente consciente cuando volví a verlo. Bellenos estaba de rodillas junto a la cama, acariciando el pelo de oro de Dermot y hablando con él
en un idioma que no conocía. Mi tío abuelo estaba alerta y lúcido. Mi corazón se instaló en un ritmo más felices cuando Dermot incluso me sonrió, aunque
fuera una sombra de su sonrisa habitual.
"No me hicieron daño", dijo, obviamente aliviado. "Hasta ahora, sobrina, parece que vivir contigo es más peligroso que quedarme con mi propia clase."
"Lo siento mucho - le dije -, sentada en el borde de la cama y tomando su mano. "No sé cómo pudieron entrar en la casa con las defensas de su lugar. Las personas que intentan hacerme daño se supone que no son capaces de entrar, este aquí o no".
A pesar de su pérdida de sangre, Dermot enrojeció. "Ese sería mi culpa."
"¿Qué?" Miré hacia él. "¿Por qué?"
"Fue la magia humana", dijo, sin mirarme a los ojos. "Tu brujita amiga, que es bastante bueno para un ser humano, pero la magia de hadas es mucho, mucho mejor.
Así que demolí sus hechizos, e intente poner los míos alrededor de tu casa tan pronto como terminara de lijar el suelo. "
Yo realmente no podía pensar en una cosa que decir.
Hubo un momento de silencio algo pegajoso.
-Será mejor que atendamos tu cabeza ", le dije rápidamente. Lo limpié un poco más y limpié la herida con Neosporin. Desde luego, no iba a tratar de coserla, aunque me pareció que alguien debería. Cuando le mencioné puntos, ambas hadas parecieron completamente disgustado por la idea. Puse algunos vendajes de mariposa sobre la herida para mantenerla cerrada. Me imaginé que era lo mejor que podía hacer.
"Ahora le voy a tratar", dijo Bellenos, y me complació saber que tenía la intención de hacer algo más activo que llevar a Dermot por las escaleras hacia la cama. No es que no había sido una ayuda, pero yo esperaba un poco más, de alguna manera. "Por supuesto, la sangre del que lo daño sería lo mejor, y tal vez podamos hacer algo al respecto, pero por el momento. . . "
"¿Qué vas a hacer?" esperaba que pudiera ver y aprender.
"Voy a respirar dentro de él", dijo Bellenos, como si yo fuera una tonta si no lo supiera. Mi asombro lo sobresaltó. Se encogió de hombros, como si fuera demasiado ignorante para las palabras. "Puedes ver si lo deseas." Miró hacia abajo a Dermot, quien asintió con la cabeza, luego hizo una mueca.
Bellenos se tendió en la cama junto a Dermot y lo besó.
Yo ciertamente nunca habría pensado en curar una herida en la cabeza de esa manera. Si mi falta de conocimiento de las formas de las hadas había sido una sorpresa para él, esto fue una sorpresa para mí.
Después de un segundo comprendí que a pesar de sus bocas estaban juntos, el elfo estaba respirando el aire de sus propios pulmones en Dermot. Después de detenerse para realizar otra bocanada, Bellenos repitió el procedimiento.
Traté de imaginar a un médico humano tratar a un paciente de esta manera. Demanda! Aunque yo sabía que no era sexual, bueno, no abiertamente - éste era un poco demasiado personal para mí. Esto podría ser un buen momento para limpiar. Recogí los trapos de vendaje estéril utilizados y envoltorios para lanzarlos a la basura de la cocina, y mientras yo estaba sola, me tomé el tiempo para tener un SNIT. (Momento de agitación)
Sí, la magia de hadas fue probablemente grandiosa, cuando lo utilizas. Los hechizos de Amelia podrían haber sido humanos y por lo tanto inferiores, pero habían estado en el lugar para protegerme. Hasta que Dermot los había quitado. . . y me dejó sin nada en absoluto."Jackass", murmuré, y fregué el mostrador con suficiente presión para matar cualquier germen por la fuerza. Que fue tan maniático como podría conseguir, ya que el errado sentido de superioridad de Dermot había terminado con provocarle una lesión grave en la cabeza.
"Está en reposo y curándose. Muy pronto, él y yo tenemos cosas que debemos hacer ", dijo Bellenos. Había entrado en la cocina detrás de mí sin mi percepción
tanto como un cambio en el aire. Realmente gustaba verme saltar. Se echó a reír, lo que fue extraño, porque lo hizo con su boca como si jadeaban. Su risa era más un susurrante "heeheehee" que una carcajada humana.
"Él es capaz de moverse?" Yo estaba encantada, pero sorprendida.
"Sí," dijo Bellenos. "Además, él me dice que tienes vampiros viniendo después, y  necesitaría estar en otro lugar, de todos modos."
Por lo menos Bellenos no reprendía por esperar los huéspedes vampiro, y él tampoco me pidió que cancelara mis planes para dar cabida a una lesión de Dermot.
Había pensado en llamar al celular de Eric para posponer nuestra powwow. Pero pensé que era muy posible que Hod y Kelvin fueran parte integrante de la misma lucha, aunque una parte torpe.
-Espera aquí un momento, por favor ", dije amablemente, y me fui a hablar con Dermot. Estaba recostado en la cama, y ahorre un segundo para agradecer
Amelia por hacerlo antes de irse, a pesar de que tenía que cambiar las sábanas, pero no pude hacerlo en mi tiempo libre-está bien, es hora de dejar de hacer
Notas de mantenimiento, ya que Dermot estaba viéndose todo pálido y valiente. Cuando me senté junto a él, él me tomó en un sorprendentemente fuerte abrazo. Lo devolví con interés.
"Lamento que esto te pasara," le dije. Omití la cuestión de alejar todo."¿Seguro que quieres ir a Monroe? ¿Realmente te cuidaran? Puedo cancelar la cosa por esta noche. Yo estaría encantada de atenderte. "
Dermot se quedó en silencio por un momento. Podía sentir su respiración en mis brazos, y el olor de su piel me rodeaba. Naturalmente, no olía como
Jason, a pesar de que podrían haber sido gemelos.
"Gracias por no desgarrarme de nuevo", dijo. "Mira, he aprendido el lenguaje humano moderno." Él logró una verdadera sonrisa. "Te veré más tarde. Bellenos y yo tenemos un recado que completar. "
"Necesitas tomarlo con calma. Te lesionaste muy mal. ¿Cómo te sientes? "
"Mejor por el momento. Bellenos ha compartido su aliento conmigo, y estoy entusiasmado con la caza. "
Bueno, yo no entiendo muy bien eso, pero si le complace, me complace. Antes de que pudiera hacerle preguntas, dijo, "te he fallado sobre las defensas,
y no detuvo a los intrusos. Mientras yacía allí, temía que te hubieran encontrado. "
"No deberías haberte preocupado por mí", le dije, y fui sincera, aunque yo estaba muy agradecida que de lo estuviera. "Me escondí en lo de Bill y no me encontraron."
Mientras Dermot y yo nos abrazamos uno al otro, un abrazo que duro un poco  demasiado tiempo, pude escuchar Bellenos afuera. Estaba rodeando la casa
bajo la lluvia (que había comenzado de nuevo) y la oscuridad, y su voz subía y bajaba. Sólo pude coger fragmentos de lo que estaba diciendo, pero fue en ese
otro idioma y su significado se me escapaba. Dermot pareció satisfecho, y eso era tranquilizador.
"Voy a hacer esto por ti", dijo Dermot, liberándome con suavidad.
"No es necesario” – dije -. "Yo soy bueno, y ya que no tienes ningún daño permanente, sólo tendremos que decir que fue una experiencia de aprendizaje." Al igual que en, No borres las defensas sin poner en otras nuevas.
Dermot se puso de pie, y parecía muy firme sobre ellos. Sus ojos brillaban. Se veía . . . emocionado, como si fuera a una fiesta de cumpleaños o algo.
"No necesitas un impermeable?" Le sugerí.
Dermot se echó a reír, puso sus manos sobre mis hombros, y me besó. Mi corazón saltó en estado de shock, pero me di cuenta de la postura. Él respiraba en mí.
Por unos segundos pensé que estrangularlo o sofocarlo, pero de alguna manera no lo hice, y luego se acabó.
Él me sonrió y luego se había ido. Oí la puerta trasera cerrarse tras él, y me volví hacia la ventana para ver una imagen borrosa mientras él y Bellenos desaparecían en la oscuridad del bosque.
No podía pensar en nada que hacer después de una crisis. Tengo la sangre en el piso del ático, puse el chal en el fregadero de la cocina para empaparlo en algo de
Woolite, y cambiaria las sábanas en la habitación de invitados.
Después de eso me duche. Tenía que lavar el aroma de hadas de mí antes de que Eric y Pam llegaran hasta aquí. Además, después de que la lluvia me empapó, mi pelo no era más que una masa de suciedad. Me vestí de nuevo y me senté durante un minuto o dos en la sala de estar, para ver el canal del tiempo regodeándome en la gran tormenta.
Lo siguiente que supe, me despertaba con arena en la boca. The Weather Channel todavía estaba en la pantalla, y Eric y Pam llamaban a la puerta delantera.
Me moví despacio para ir a desbloquearla, tan tiesa como si alguien me hubiera pateado mientras dormía. Sentía el resultado de mi carrera desesperada a través de la lluvia.
"¿Qué ha pasado?", Preguntó Eric, manteniéndome por los hombros y dándome una mirada con los ojos entornados. Pam estaba olfateando el aire, su rubia cabeza echada hacia atrás dramáticamente. Ella me dio una sonrisa de lado. "Ooooh, quien ha estado entretenida. . . Espere. . . Un elfo, un hada, y Bill? "
"Has estado tomando lecciones de rastreo de Heidi?", Le pregunté con voz débil.
"
As a Matter of fact, lo hice", dijo. "Hay un arte poder dibujar la muestra en el aire, desde que ya no t tienes que respirar."
Eric seguía esperando, y no pacientemente.
Me acordé de que había comprado un poco de sangre embotellada, y me fui a la cocina para calentar con los dos vampiros a mi espalda. Mientras que estaba teniendo cuidado de la porción de hospitalidad de la noche, les di la versión del Reader's Digest de mi aventura.
Alguien llamó a la puerta de atrás.
El aire se volvió eléctrico. Pam se deslizó hacia la puerta del porche, la abrió, salió a la puerta de atrás. "¿Sí?" Oí decir.
Hubo una respuesta envuelto en una voz profunda. Bellenos.
"Sookie, te buscan!", Cantó a Pam. Ella parecía muy divertida por algo.
Tenía curiosidad mientras salía al porche, con Eric justo detrás de mí.
"Oh, ella va a estar muy impresionada", decía Pam, sonando tan contento como yo lo hice cuando alguien me trajo algunos productos frescos de su jardín.
"Muy considerado." Ella se hizo a un lado para que yo pudiera apreciar mis regalos.
Jesucristo, Pastor de Judea.
Mi tío abuelo Dermot y Bellenos estaban de pie bajo la lluvia goteando, cada uno sosteniendo una cabeza cortada.
Permítanme decir aquí que, normalmente, tengo un estómago muy fuerte, pero la lluvia no fue lo único que estaba goteando, y las cabezas veían hacia delante, así que tenía un buen vistazo a cada cara. La vista me venció de una manera muy drástica. Me di vuelta y echó a correr hacia mi cuarto de baño, cerrando la puerta
detrás de mí. Vomité y
ralphed y jadee hasta que había recuperado un poco de mi equilibrio. Naturalmente, tenía que lavarme los dientes y lavarme la cara y
Peine el pelo después de perder todo en mi estómago. . . aunque no había sido mucho, porque yo simplemente no podía recordar cuánto tiempo había pasado desde que había comido. Había tenido la galleta para el desayuno. . . . Oh. No es de extrañar que hubiera estado enfermo. Yo no había comido nada desde entonces. Soy una chica que le gusta su comida, por lo que no había sido una táctica para bajar de peso. Yo había estado demasiado ocupada chocando de crisis en crisis. La dieta de Sookie Stackhouse para adelgazar Prevenir la muerte! Corre por tu vida y deja de comer, también! Ejercicio, más hambre.
Pam y Eric estaban esperando en la cocina.
"Se fueron," Pam dijo, sosteniendo una botella de sangre en un brindis. "Estaban apenados que fuera demasiado para su sensibilidad humana. Estoy asumiendo que no quieres conservar los trofeos?
Sentí la necesidad de defenderme, pero la mantuve un poco. Me negué a avergonzarme de enfermarme después de haber visto algo tan horrible. Yo había visto una cabeza de vampiro decapitada, pero no había tenido el toque fantasmal. Tomé una respiración profunda. "No, yo no quería conservar las cabezas. Kelvin y Hod, que en paz descanse. "
"Esos eran sus nombres? Eso va a ayudar en la búsqueda de quién los contrató ", dijo Pam, mirando complacida.
"Um. ¿Dónde están? "Le pregunté, tratando de no parecer demasiado ansiosa.
"¿Usted quiere decir que su tío abuelo y su amigo elfo, o te refieres a la cabeza, o qué te refieres los cuerpos?", Preguntó Eric.
"Ambos. Los tres.” Yo mismo obtuve un poco de hielo y vertió un poco de Coca-Cola light sobre el. La gente me había dicho durante años que las bebidas carbonatadas asientan el estómago. Tenía la esperanza de que tuvieran razón.
"Dermot y Bellenos se ha ido a Monroe. Dermot llegó a ungir su herida con la sangre de sus enemigos, que es una tradición entre las hadas. Bellenos, por supuesto, tenía que cortar las cabezas, que es una tradición elfo. Los dos estaban muy felices en consecuencia".
"Me alegro por ellos", le dije de forma automática, y pensé, ¿Qué diablos estoy diciendo? "Debo decirle a Bill. Me pregunto si ellos encontraron el coche? "
"Se encontraron cuatro marcas de ruedas," dijo Pam. "Creo que tuvieron un excelente tiempo de conduciendo por ellos." Pam se vio envidiosa.
Yo era casi capaz de sonreír, imaginando eso. "Por lo tanto, los cuerpos?"
"Ellos se han encargado", dijo Eric. "Aunque creo que los dos llevaron las cabezas de regreso a Monroe para mostrarlas a otras hadas. Pero las van a destruir allí. "
"Oh," dijo Pam repente y saltó. "Dermot ha dejado sus papeles." Ella regresó con dos húmedas billeteras y algunas chucherías amontonadas en las manos. Coloque  papel de cocina sobre la mesa, y ella dejo caer los elementos sobre él. Traté de no darme cuenta de las manchas de sangre en los pedacitos de papel. Abrí la billetera de cuero primero y extraje una licencia de conducir. "Hod Mayfield," dije. "De Clarice. Tenía veinticuatro años". Saqué una foto de una mujer, presumiblemente la  Marge de quien habían estado hablando. Fue sin duda tamaño grande, y llevaba su pelo negro en un estilo de broma de lo que podríamos llamar cita. Su sonrisa era abierta y dulce.
No hay fotos de los niños, gracias a Dios.
Una licencia de cazador, de pocos ingresos, una tarjeta de seguro. "Eso significa que él tenía un trabajo fijo," le dije a los vampiros, que no necesitaban hospitalización o seguros de vida. Y Hod tenia trescientos dólares.
"Dios," le dije. "Esto parece como mucho." Todos eran de  veinte, también.
"Algunos de nuestros empleados no tienen una cuenta de cheques," dijo Pam. "Ellos cobrar sus cheques de pago cada vez y viven a base de efectivo."
"Sí, conozco gente que hace eso, también." Terry Bellefleur, por ejemplo, que pensaban que los bancos estaban en manos de un cartel comunista. "Pero este dinero es todo de veinte, directo de la máquina. Podría ser una recompensa. "
Kelvin resultó ser un Mayfield, también. Primo, hermano? Kelvin también era de Clarice. Era mayor, veinte y siete años. Su cartera contenía fotos de niños, tres de ellos. Basura. Sin comentarios, puse las fotos de la escuela con los otros elementos. Kelvin también tenía un preservativo, una tarjeta para una bebida gratis 
en Redneck Vic's Roadhouse, y una tarjeta de un taller mecánico. Unos cuantos billetes de dólares gastados, y los mismo nítidas trescientos que Hod que había tenido. 
Estos eran chicos a quienes podría haber pasado decenas de veces cuando había estado de compras en Clarice. P
odría haber jugado softbol contra sus hermanas o esposas. Puede ser que les haya servido bebidas en Merlotte's. ¿Qué estaban haciendo tratando de secuestrarme? " Supongo que podrían haberme llevado a Clarice por el bosque, en cuatro ruedas ", dije en voz alta. "Pero, ¿qué habrían hecho conmigo entonces? Pensé que uno de ellos. . . A través de su 
pensamiento que alcancé a ver una idea sobre el baúl de un coche" Eso sólo había sido fugaz, pero me estremecí. Yo había estado en el baúl de un coche antes, y no había terminado bien para mí. Era un recuerdo que bloqueé resueltamente. 
Es posible que Eric estuviera pensando en el mismo evento, porque miró por la ventana hacia la casa de Bill. "¿Quién crees que los envió, Sookie?" 
-preguntó, y él hizo un gran esfuerzo para mantener su voz tranquila y paciente. 
"seguro que no se les puede preguntar para averiguarlo," murmuré, y Pam se rió. 
Recogí mis pensamientos, tal como estaban. La niebla de mi siesta de dos horas se había levantado, finalmente, y traté darle sentido a los
sucesos extraños de la noche. "Si Kelvin y Hod había venido desde Shreveport, creería que Sandra Pelt los  había contratado después de que ella se escapó del hospital," dije. "No le importa usar la vida de los demás, ni un poco. Estoy seguro de que contrató a los chicos que vinieron al bar el sábado pasado. Y también estaría segura de que fue ella quien lanzó la bomba incendiaria en el Merlotte's antes de eso. "
"Hemos tenido los ojos en busca de ella en Shreveport, pero nadie la ha visto", dijo Eric. 
"Así que el objetivo de esta Sandra," dijo Pam, tirando de su pelo lacio pálido detrás de los hombros para trenza, "es destruir, tu lugar de trabajo, y cualquier otra cosa que se interponga en su camino. " 
"Eso suena bastante bien. Pero, evidentemente, no está detrás de esto. Tengo demasiados enemigos. "
"Encantador", dijo Pam. 
"¿Cómo está tu amiga?" Le pregunté. "Lo siento, por no preguntar antes." 
Pam me dirigió una mirada recta. "Ella va a cambiar pronto", dijo. "Me estoy quedando sin opciones, y me estoy quedando sin esperanza de que el proceso pueda ser legal. " 
El teléfono celular de Eric sonó, y se levantó para entrar en la sala a contestar. -Sí-dijo él secamente. Entonces su voz cambió. "Su Majestad", dijo, y él entró rápidamente en la sala de estar, así que no pude oír. 
Yo no habría pensado mucho sobre esto si no hubiera visto la cara de Pam. Ella me miraba, y su expresión era claramente una de. . . lástima. 
"¿Qué?" Le dije, el pelo en la parte de atrás de mi cuello se erizó. "¿Qué pasa? Si él dice 'Su Majestad', que llama Felipe, ¿eh? Eso debe ser bueno. . . ¿no? " 
"No te lo puedo decir", dijo. "Él me mataría. Ni siquiera quiere que sepas que hay algo que saber, si puedes tomar lo que estoy poniendo abajo. " 
"Pam. Dime. "
"No puedo", repitió. "Necesitas buscarlo por ti misma, Sookie." 
Me miró con una intensidad feroz. No podría hacer que abriera la boca, y no tenía la fuerza para sujetarla en la mesa de la cocina y demandarle los hechos. 
¿Dónde podría encontrar los motivos? Bien, Pam me agradaba. Las únicas personas que le gustaban más eran Eric y su Miriam. Si había algo que ella no me podía decir, tenía que estar asociada con Eric. Si Eric habría sido humano, yo hubiera pensado que había alguna terrible enfermedad. Si Eric habría perdido todos sus activos en el mercado de valores o alguna calamidad financieras, Pam sabía que el dinero no era mi preocupación dominante. ¿Qué era lo único que valoraba? 
Su amor. 
Eric tenía a alguien más. 
Me levanté sin saber que estaba de pie, la silla cayo ruidosamente al suelo detrás de mí. Quería llegar al cerebro de Pam y sacar los detalles. 
Ahora comprendí muy claramente por qué Eric había ido por ella en esta misma sala la noche en que había llevado a Immanuel. Ella hubiera querido decírmelo entonces y él le había prohibido hablar. 
Alarmado por el ruido de la silla rebotando en el suelo, Eric entró corriendo en la habitación, el teléfono aferrado a su oído. Yo estaba con mis puños apretados, mirándolo. Mi corazón estaba dando tumbos por ahí en mi pecho como una rana en una plancha. 
"Disculpe", dijo en el teléfono. "Hay una crisis. Voy a devolver la llamada más tarde". Él corto cerrando su teléfono. 
"Pam", dijo. "Estoy muy enojado contigo. Estoy seriamente enfadado contigo. Deja esta casa y permanecer en silencio. "
Con una postura que nunca había visto antes, encorvada y humillada, Pam se levantó de su silla y salió por la puerta de atrás. Me preguntaba si vería a Bubba en el bosque. O Bill. O tal vez habría hadas. O algunos secuestradores más. Un maníaco homicida! Nunca se sabía lo que iba a encontrar en mi bosque. 
Yo no había dicho una palabra. Esperé. Sentí que mis ojos estaban disparando llamas. 
"Te amo", dijo. 
Esperé. 
"Mi creador, Apio Livio Ocella" - los muertos Livio Apio Ocella - "estaba en el proceso de hacer una pareja para mí antes de morir," dijo Eric. "El me lo mencionó durante su estancia, pero no me di cuenta que el proceso había ido tan lejos como estaba hasta que murió. Pensé que podía pasarlo por alto. Que su muerte lo cancelaría." 
Esperé. No podía leer su cara, y sin el bono, sólo pude ver que él estaba cubriendo su emoción con un rostro duro. 
"Esto no es gran cosa, a pesar de que solía ser la norma. Los creadores solían encontrar parejas para sus hijos. Habían recibir un pago si se trata de una unión ventajosa, si cada mitad podría proporcionar algo que la otra no tenía. Era sobre todo un acuerdo de negocios. " 
Levanté las cejas. En la única boda vampiro que había visto, no había suficiente evidencia de la pasión física, aunque me habían dicho que la pareja no iban a pasar todo su tiempo junto. 
Eric miró avergonzado, una expresión que nunca había pensado ver en su rostro. 
"Por supuesto, tiene que ser consumado", dijo. 
Esperé por el golpe de gracia. Tal vez la tierra se abra y lo trague a él primero. No lo hizo. 
"Tuve que dejarte a un lado", admitió. "No esta hecho, tener una esposa humana y una esposa vampiro. Sobre todo si la esposa es la Reina de Oklahoma. 
La esposa vampiro debe ser la única". Él miró hacia otro lado, su cara rígida con un resentimiento que nunca había expresado antes. "Yo sé que siempre has insistido en que no eras mi verdadera esposa, por lo que presumiblemente no será tan difícil para ti. " 
Al igual que el infierno. 
Él me miró como si estuviera leyendo un mapa. "Aunque creo lo sería," dijo en voz baja. "Sookie, te juro que desde que recibí el carta, he hecho todo lo posible para detener esto. Me han declarado que la muerte Ocella debería cancelar el acuerdo, me han dicho que soy feliz donde estoy, incluso han presentado nuestro matrimonio como un bar. Y como mi regente, Víctor podría alegar que sus deseos reemplazan a los de Ocella, y que yo soy muy útil para dejar el estado. " 
"Oh, no." Me encontré capaz de hablar, aunque sólo en un susurro. 
"Oh, sí", dijo Eric amargamente. "He apelado a Felipe, pero no he sabido nada de él. Oklahoma es uno de los gobernantes mirando a su trono. Puede que quiera 
aplacarla. Mientras tanto, ella me llama todas las semanas, me ofrece una parte de su reino si voy a ella. "
"Por lo tanto, se reunirá contigo cara a cara." Era mi voz un poco más fuerte. 
"Sí," dijo. "Ella estaba en la cumbre de Rodas a hacer un trato con el Rey de Tennessee acerca de un intercambio de prisioneros." 
¿La recordaba? Cuando estuviera mas tranquila, podría. No había estado allí varias reinas, y no una fea entre ellos. Miles de preguntas se acumulaban para salir de mi cabeza y en mi boca, pero mantuve mis labios cerrados. Esto no era un momento para hablar, pero era el momento de escuchar. 
Yo creía que este acuerdo no había sido idea suya. Y ahora había comprendido lo que Appius me había dicho cuando estaba a punto de morir. Él me dijo que yo nunca conservaría a Eric. Él había muerto feliz por eso, había organizado una conexión tan ventajosa para su amado hijo, que tendría Eric lejos de la humilde humana que amaba. Si hubiera estado delante de mí, habría matado a Appius de nuevo y lo hubiera disfrutado. 
En medio de esta abstracción, y mientras que Eric estaba diciendo todo de nuevo, una cara blanca asomó en la ventana de la cocina. Eric podía ver desde mi cara que algo estaba detrás de él, y él se giró tan rápido que no lo vi moverse. Para mi alivio, la cara era familiar. 
"Déjalo entrar - le dije -, y Eric se dirigió a la puerta de atrás. 
Bubba estaba en la cocina un segundo después, inclinándose para besar mi mano."Oye, hermosa dama," dijo, sonriendo a mí. Bubba tenía uno de las
caras más  reconocibles en el mundo, a pesar de sus buenos tiempos había sido antes de cincuenta años. 
"Me alegro de verte” -le dije, y lo decía en serio. Bubba tenía algunos malos hábitos, porque él era un mal vampiro, que había estado demasiado empapado de drogas cuando se lo había traído de vuelta, y la chispa de la vida había estado casi extinta. Dos segundos más tarde, habría sido demasiado tarde. Pero un asistente de la morgue en Memphis, un vampiro, había sido tan abrumado al ver que él había traído al rey otra vez. En ese entonces, los vampiros eran criaturas secretas de la noche, no en la portada de todas las revistas de otros como son ahora. Bajo el nombre de "Bubba" el había pasado de reino en reino, dándole tareas simples de hacer para ganar su sustento, y de vez en cuando en noches memorables, quería cantar. Él quería mucho a Bill, menos atado a Eric, pero Bubba comprendía el protocolo lo suficientemente bien para ser cortés. 
"Miss Pam está fuera", dijo Bubba, mirando de reojo a Eric. "Usted y el Sr. Eric están bien aquí?" 
Bendice su corazón, el sospechaba que Eric me estaba haciendo daño, y había venido para ver. Bubba tenía razón: Eric me estaba lastimando pero no físicamente. Me sentía como si estuviera de pie en el borde de un acantilado, evitando por poco dar el paso de la orilla. Estaba muy adormecida, pero que no iba a durar. 
En este momento interesante un golpe en la puerta anunció la llegada de (así esperaba) Audrina y Colton, nuestro co-conspiradores. Fui a la puerta, los dos vampiros detrás de mí. Sintiéndome totalmente segura de hacerlo, abrí la puerta principal. Efectivamente, la pareja humana estaba en el porche delantero esperando, y cada uno de ellos fue atrapado por una goteante, sombría Pam. El rubio cabello lacio de Pam era más oscura con la lluvia y colgaba en mechones. 
Se veía con si pudiera escupir clavos. 
"Por favor, pueden pasar", dijo amablemente. "Y tú también, Pam." Después de todo, era mi casa y ella era mi amiga. "Tenemos que poner nuestras cabezas juntas"
Pensé en añadir: "Aunque no literalmente," cuando recordé las cabezas de Hod y Kelvin, pero Audrina y Colton ya parecían bastante asustados. Una cosa era hablar algo importante en su remolque a solas.  Otra cosa era reunirse con la gente desesperada y aterradora en una casa solitaria en el bosque. 
En cuanto me di la vuelta para guiarlos a la cocina, decidí poner algunas bebidas, un cubo de hielo, y tal vez un plato de patatas fritas y salsa. 
Era hora de que esta fiesta de asesinato comenzara. 
Pensaría sobre otras muertes mas tarde.

0 comentarios:

Publicar un comentario