RSS Contact

26 may. 2011

Sookie 11 - Capitulo 5

Sookie 11 - Capítulo 5

Capítulo 5


Al final, no conseguí abrir el sobre hasta el día siguiente.


Brenda y Donald terminaron de repasar todo el contenido del ático una hora después de que él abriera el cajón oculto. Luego nos sentamos a discutir sobre lo que ellos querían de mi desorden y cuanto me pagarían. Al principio, estaba dispuesta a decir simplemente: "Está bien", pero en el nombre de mi familia me sentí obligada a tratar de conseguir tanto dinero como fuera posible. Para mi impaciencia, la discusión se prolongó por lo que pareció una eternidad.

Lo que se reduce a: Querían cuatro grandes piezas de mobiliario (incluido el escritorio), un par de formas de vestir, un pequeño cofre, algunas cucharas, y dos tabaqueras. Algo de la ropa interior que estaba en buena forma, y ​​Brenda dijo que sabía que un método de lavado que eliminar las manchas para que las prendas parecieran casi nuevas, así que no me daría mucho por ellos. Una silla de enfermería (demasiado baja y pequeña para una mujer moderna) se añadió a la lista, y Donald quería una caja de joyería de fantasía de los años treinta y cuarenta. La colcha de mi bisabuela, hecha en base a un modelo de ruedas de un vagón, era obviamente de gran valor a los concesionarios y nunca había sido mi modelo favorita, así que me alegre de dejarlo ir.

Me gustó realmente que estos objetos fueran a casas donde serían disfrutados, cuidados y apreciados en vez de ser guardados en un desván.
Podría decir que Donald realmente quería tomar la gran caja de fotografías y documentos que aún estaba a la espera de mi atención, pero no había forma de que ocurriera hasta que los revisara todos primero. Se lo dije en términos muy corteses, y también acordamos que si aparecían más compartimentos secretos en los muebles que les había vendido yo tendría el derecho de poder comprarlos nuevamente si el contenido tenía algún valor.

Después de que llamaran a su tienda para arreglar la mudanza y darme un cheque, los concesionarios se fueron a hacer una o dos compras más pequeñas. Parecían tan satisfechos como yo lo estaba con un día de trabajo.
Después de una hora, un gran camión Splendide llegó con dos hombres jóvenes en la cabina. Cuarenta y cinco minutos después de eso, los muebles estaban envueltos y cargados en sus espaldas. Después de que se habían ido, era el momento para alistarme para el trabajo. Lamentablemente aplace la revisión de los objetos en el cajón de mi mesa de noche.

A pesar de que tenía prisa, me tome un momento para disfrutar de tener a mi casa para mí sola, mientras me ponía mi maquillaje y mi uniforme. Hacia el suficientemente calor como para dejar mis pantalones cortos, decidí.
Había ido a Wal-Mart a comprar dos pares nuevos la semana anterior. En honor a mi debut, me aseguré de que mis piernas estaban afeitadas y extra suaves. Mi bronceado ya estaba bien. Me miré en el espejo, contenta con mi apariencia.

Llegué a Merlotte's cerca de las cinco. La primera persona que vi fue la camarera nueva, India. India tenía la piel color chocolate suave, trenzas y un adorno en la nariz, ella era el ser humano más alegre que había encontrado en un mes de domingos. Hoy ella me dio una sonrisa como si fuera exactamente la persona que había estado esperando para ver. . . lo que era literalmente cierto. Yo tenía que remplazar a India.

"Pon atención a los problemas en la cinco” ella dijo ”Él les está lanzando cosas. Debe haber tenido una pelea con su esposa. "

Yo podía saber si era cierto o no, después de un momento de -escuchar dentro- "Gracias, India. ¿Algo más? "
"Esa pareja en la once, quieren su té sin azúcar con una gran cantidad de limón a un lado. Su comida debe estar lista pronto, son pepinillos fritos y una hamburguesa cada uno. Queso en la de ella.
"

"Entendido. Que tengas una buena noche. "
"Eso planeo. Tengo una cita. "
"¿Con quién?" Le pregunté, por curiosidad pura.
"Lola Rushton," dijo.
"Creo que fui a la preparatoria con Lola," dije, con sólo un golpe corto para indicar que la cita de India no era más que una ocurrencia diaria.
"Ella se acuerda de ti", dijo India, y se rió.

Estaba segura de que era así, desde que yo había sido la persona más extraña en mi pequeña escuela. "Todo el mundo me recuerda como Sookie La Loca” dije, tratando de mantener la furia de mi voz.
"Ella estuvo enamorada de ti por algún tiempo," India me dijo.
Me sentí extrañamente contenta. "Me siento halagado de oírlo” le dije, y comencé a trabajar.

Di una vuelta rápida por mis mesas para asegurarme que todos estaban bien, serví los pepinillos fritos y hamburguesas, y observe con alivio que el señor gruñón que aventaba objetos estaba tomando su último trago y salió del bar. Él no estaba borracho, pero estaba buscando pelea, y era bueno ver que era la última de él. No necesitamos más problemas.
Él no era el único hombre de mal humor en el Merlotte's. Sam estaba llenando los formularios del seguro esa noche, y aunque odia llenarlos, tiene que hacerlo todo el tiempo, su estado de ánimo no estaba soleado. El papeleo se apilaba en la barra, y en un momento de calma entre los clientes, lo mire. Si se leía con cuidado y lentamente, no era difícil darse cuenta, no importa lo complicado del inglés. Empecé a revisar las cajas y a llenar los espacios vacíos, y llamé a la comisaría de policía y les dijo que necesitaba una copia del informe policial sobre el bombardeo. Les di el número de fax de Sam, y Kevin prometió enviarlo.

Miré hacia arriba para encontrar a mi jefe de pie allí con una expresión de sorpresa en su rostro.
“Lo siento” le dije al instante. "Parecías estar tan estresado al respecto, y no me importaba echar un vistazo. Quise ayudarte un poco”. Cogí los papeles y se los di a Sam.
“No” dijo, retrocediendo con sus manos levantadas. “No, no. Sook, gracias. Nunca pensé en pedir ayuda." Él miró hacia abajo. "¿Llamaste a la comisaría?"
"Sí, hable con Kevin Pryor. Va a enviar el informe."

"Gracias, Sook." Sam me miró como si Santa Claus acabara de aparecer en la barra.
"No me importa el papeleo" le dije, sonriendo. "Ellos no nos llamaran nuevamente. Mejor asegúrate de que lo hice bien".
Sam me miró sin escatimar un vistazo hacia abajo. "Buen trabajo amiga”
"No hay problema." Fue bueno tener algo para mantenerme ocupada, así que no iba a pensar en los objetos que tenía que examinar del cajón de mi mesa de noche. Oí la puerta principal abierta y mire alrededor, aliviada por más negocios de pie en la puerta. Tuve que trabajar para mantener la expresión en mi cara cuando vi que Jannalynn Hopper había llegado.

Sam es lo que podríamos llamar aventurero en sus citas, y Jannalynn no era la primera mujer fuerte (por no decir atemorizante) con la que había convivido.
Delgada y baja de estatura, Jannalynn tenía un sentido agresivo de la moda y se regodeaba con su posición laboral como ejecutor de paquetes para Mensajería Diente Largo, con base en Shreveport.

Esta noche Jannalynn llevaba unos abreviados shorts de mezclilla, sandalias con liston hasta las pantorrillas, y solo un top azul sin sostén debajo. Llevaba los pendientes Sam le había comprado en Splendide, y cerca de seis cadenas de plata de una variedad de tamaños brillando alrededor de su cuello. Su pelo corto estaba platino ahora, puntiagudo y brillante. Era como un Suncatcher (Atrapador del sol), pensé, recordando el color brillante de un colgante que Jason me había dado para la ventana de la cocina.

"Hola, cariño” le dijo a Sam mientras pasaba a través de mi mirando a todos lados. Tomó a Sam en un feroz abrazo y lo besó apasionadamente.

Él le devolvió el beso, aunque me di cuenta por las señales de su cerebro que estaba un poco avergonzado. Jannalynn no se molestó por ninguna consideración, por supuesto. Di una vuelta rápidamente para verificar los niveles de sal y la pimienta en las mesas, aunque sabía que todo estaba bien.
En verdad, había encontrado siempre a Jannalynn inquietante, casi aterradora. Ella era muy consciente de que Sam y yo éramos amigos, sobre todo desde que había conocido a la familia de Sam en la boda de su hermano, y tenían la impresión de que yo era la novia de Sam. Realmente no la culpaba de sus sospechas, si fuera ella, me sentiría de la misma manera.

Jannalynn era una mujer joven sospechosa por la naturaleza y profesión. Parte de su trabajo consistía en evaluar las amenazas y actuar sobre ellas antes de que los daños pudieran llegar a Alcide y a la manada. Ella también administraba el “Pelo de Perro”, un pequeño bar que atendía especialmente a la manada Diente Largo y algunos otros en la zona de Shreveport. Era una gran responsabilidad para alguien tan joven como Jannalynn, pero ella parecía haber nacido para responder al desafío.
En el momento en que había agotado todos los recursos de -estoy ocupada en el trabajo- que pude pensar, Jannalynn y Sam estaban teniendo una conversación tranquila. Ella estaba sentada en un taburete, con sus musculosas piernas cruzadas con elegancia, y él estaba en su posición habitual detrás de la barra. Su cara estaba atenta, al igual que él; cualquiera que fuera el tema era, era grave.
Cerré mi mente de golpe.

Los clientes estaban haciendo su mejor esfuerzo para no bostezar a los jóvenes cambiaformas. La otra camarera, Daniel, la miraba de vez en cuando mientras susurraba con su novio, que había llegado a beber toda la noche para poder ver a Daniel mientras se movía de mesa en mesa.
A pesar de lo defectos de Jannalynn, no podía negar que tenía presencia real. Cuando ella estaba en una habitación, era reconocida. (Yo pensaba que al menos parcialmente, porque despedía vibraciones tan fuertes que daba miedo como el infierno)

Una pareja entró y miró a su alrededor antes de dirigirse a una mesa vacía en mi sección. Se veía un poco familiar. Después de un momento, los reconocí: Jack y Lily Leeds, detectives privados de algún lugar en Arkansas. La última vez que los había visto, habían venido a Bon Temps para investigar la desaparición de Debbie Pelt, contratados por sus padres. Había contestado a sus preguntas en lo que ahora sabía era una especie de estilo de las hadas. Me había apegado a la verdad sin espíritu. Yo misma había disparado a Debbie Pelt matándola en defensa propia, y no quería ir a la cárcel por ello.
Eso había sido hace más de un año. Lily Bard Leeds todavía era pálida, silenciosa, e intensa, y su marido todavía era atractivo y viril. Sus ojos me encontraron al instante, y era imposible pretender que no me había dado cuenta. De mala gana, me acerqué a su mesa, sintiendo mi sonrisa más frágil a cada paso.

"Bienvenidos de nuevo a Merlotte's," les dije, sonriendo tanto como pude. “¿Qué puedo traerles esta noche? Tenemos pepinillos francés fritos en el menú, y nuestras hamburguesas Lafayette están muy bien. "
Lily me miró como si le hubiera sugerido que comer gusanos empanizados, aunque Jack se veía un poco arrepentido. No le hubieran importado los pepinillos, me di cuenta.
"Una hamburguesa Lafayette para mí, supongo," dijo Lily sin entusiasmo. Mientras volteaba nuevamente hacia su compañero, su camiseta se movió y alcance a ver un conjunto de viejas cicatrices que rivalizaban con las mías nuevas.
Bueno, siempre tendríamos algo en común.

"Una hamburguesa para mí también", dijo Jack. "Y si tiene un momento, nos gustaría hablar con usted." Él me sonrió y su larga y delgada cicatriz se movía mientras el levantaba las cejas. ¿Era esta tarde una mutilación personal? Me pregunté si su chaqueta ligera, innecesaria en un día tan cálido, cubría algo aún peor.
"Podemos platicar. Pensé que no volvía a Merlotte's por su buena cocina ", le dije, y tome su orden de bebidas antes de ir a la ventana de la cocina a dar la orden a Antoine.

Con su té helado y un plato de limones, volví a la mesa. Miré a mí alrededor para asegurarme de que nadie me necesitaba antes de sentarme junto a Jack con Lily a mi izquierda. Era bonita a la vista, pero tan controlada y muscular que sentí que podría rebotar una moneda de diez centavos encima de ella. Aunque su mente tenía una especie de estricto orden.
"¿De qué vamos a hablar?" Le pregunté, y abri mi mente a ellos. Jack estaba pensando en Lily, tenía cierta preocupación por su salud, no, la salud de su madre-una recaída de cáncer de mama. Lily estaba pensando en mí, desconcertada por mí, sospechando que era una asesina.
Eso me dolía.
Pero era cierto.

"Sandra Pelt salió de la cárcel", dijo Jack Leeds, y aunque escuche las palabras en su cerebro antes de que las dijera, no tuve que fingir una cara sorprendida.
"¿Ella estaba en la cárcel? Así que por eso no la he visto desde que su gente murió." Los mayores de los Pelts habían prometido mantener a Sandra vigilada. Después de haber oído sobre sus muertes, me preguntaba cuando se iba a presentar. Cuando no la vi de inmediato, me relaje. "¿Porque me estás diciendo esto?" Me las arreglé para decir.
"Porque ella odia tus agallas," dijo Lily con calma. "Y el tribunal nunca encontró culpables por la desaparición de su hermana. Ni siquiera te detuvieron. Ni creo que alguna vez lo hagan. Incluso podrías ser inocente, aunque yo no lo creo. Sandra Pelt simplemente está loca. Y ella está obsesionada contigo. Creo que debes tener cuidado. Mucho cuidado. "

"¿Por qué estaba en la cárcel?"
"Amenazo y agredió a uno de sus primos. Este primo había recibido una parte del dinero de sus padres y al parecer Sandra estaba en desacuerdo con eso"
Yo estaba muy, muy preocupada. Sandra Pelt era una mujer joven viciosa y sin moral. Estaba segura de que no tenía ni los veinte aun, sin embargo ella ya había hecho un serio intento de matarme más de una vez. No había nadie ya que la llamara la atención, y su estado mental era aún más sospechoso, de acuerdo a los detectives privados.

"Pero ¿por qué hicieron un viaje hasta aquí para decírmelo?" Dije. "Quiero decir, aprecio esto, pero no estaban obligados. . . y podrían haber elegido el teléfono. Los detectives privados trabajan por dinero, hasta donde sé. ¿Alguien está pagando para avisarme?
"El apoderado de los Pelt", dijo Lily, después de una pausa. "Su abogado, que vive en Nueva Orleans, es el guardián designado por el tribunal hasta que Sandra cumpla veintiún años."
"¿Su nombre?"

Sacó un pedazo de papel de su bolsillo. "Es una especie de nombre Báltico", dijo. "Y no puedo pronunciarlo correctamente."
"Cataliades” dije, poniendo énfasis en la segunda sílaba donde pertenecía.
"Sí," dijo Jack, sorprendido. "Es él. El chico grande".
Asentí con la cabeza. El Sr. Cataliades y yo éramos amigos. Era sobre todo un demonio, pero los Leeds no parecían saberlo. De hecho, no parecían saber mucho del otro mundo, el que había debajo del humana. "¿Así que el Sr. Cataliades los envió aquí para avisarme? ¿Él es el ejecutor?”
“Sí. Él ha estado lejos de su escritorio por algún tiempo, y quería estar seguro de que sabías que la chica estaba en libertad. Parecía sentir alguna obligación hacia ti"

Considere eso. Yo sólo supe de él una vez, yo había hecho mi buena acción con el abogado. Le ayude a salir del hotel Rodas mientras colapsaba. Era bueno saber que al menos una persona hablaba en serio al decir “Te debo una” Parecía bastante irónico que los fondos de los Pelt estaban pagándole a los Leeds por advertirme acerca de la última Pelt; no irónico como "Ha!", pero irónico amargo.
"Si no les importa que pregunte, ¿cómo es que él se comunicó con ustedes dos? Quiero decir, estoy segura de que hay un montón de detectives privados en Nueva Orleans. Ustedes aún siguen con base en el área de Little Rock, ¿verdad? "

Lily se encogió de hombros. "Él nos llamó, me preguntó si estábamos libres, envió el cheque. Sus instrucciones eran muy específicas. Nosotros dos, el bar, el día de hoy de hecho. De hecho..." Ella miró hacia abajo a su reloj. "Al minuto".
Me miraban expectantes, esperando que yo explicara esta rareza, por parte del abogado.
Yo estaba pensando furiosamente. Si el señor Cataliades había enviado a dos personas difíciles al bar, dándoles instrucciones para llegar en un momento dado, debía ser porque sabía que iban a ser necesarios. Por alguna razón, su presencia era necesaria y deseable. ¿Cuándo podría necesitar guardaespaldas? Cuando los problemas estaban en camino.

Primero tenía que saber que iba a hacer, me levante y camine hacia la entrada. Naturalmente, los Leeds miraron a donde yo estaba buscando, así que todos estábamos mirando la puerta cuando los problemas la abrieron.
Cuatro tipos duros entraron. Mi abuela hubiera dicho que estaban cargados para un soportar. Ellos bien podrían haberse pintado "Maldito y orgulloso de serlo" en sus frentes. Eran sin duda altos, llenos de sí mismos, llenos de agresión. Y armados.

Después de mirar un segundo en sus cabezas, sabía que habían tomado la sangre de vampiro. Esa era la droga más impredecible en el mercado, también la más cara, porque la cosecha era muy peligrosa. Las personas que bebían la sangre de vampiro eran- imposibles de predecir durante un período de tiempo - increíblemente fuertes y muy imprudentes. . . y, a veces se volvían locas.
A pesar de estar a espaldas de los recién llegados, Jannalynn parecía olerlos. Ella se dio la vuelta en su taburete y se concentró, al igual que alguien que hubiera dibujado un arco y la flecha dirigida. Podía sentir el animal flotando fuera de ella. Algo salvaje llenó el aire, y me di cuenta que el olor venía de Sam, también. Jack y Lily Leeds estaban de pie. Jack tenía la mano debajo de su chaqueta, y yo sabía que él tenía un arma. Las manos de Lily se colocaron en forma extraña, como si estuviera a punto de hacer un gesto y se hubiera congelado.

"¡Escóndanse Idiotas!", Dijo el más alto, dirigiéndose al bar en general. Tenía una espesa barba y el cabello grueso y oscuro, pero por debajo vi lo joven que era. Pensé que no podría tener más de diecinueve años. "Venimos a divertirnos un poco con ustedes lagartos".
"No hay lagartos aquí", dijo Sam, su voz aún tranquila. "Muchachos, ustedes son bienvenidos a tomar una copa, pero después de eso creo que es mejor irse. Este es un lugar tranquilo, un lugar local, y no necesitamos problemas".

"¡De hecho los problemas ya están aquí!", Se jactó el imbécil menor. Su rostro estaba completamente afeitado y solo tenía restos de su cabello rubio, mostrando cicatrices en su cuero cabelludo. Era de constitución amplia y gruesa. El tercer chico era delgado y oscuro, tal vez hispano. Su cabello negro estaba peinado hacia atrás, y sus labios tenían una forma sensual que el trataba de convertir en desprecio. El cuarto hombre había bebido más sangre de vampiro que el resto, y no podía hablar porque se había perdido en su propio mundo. Sus ojos se sacudían de lado a lado como si siguiera cosas que el resto de nosotros no podía ver. Era grande, también. Pensé que el primer ataque vendría de él, y aunque yo era el menor de los combatientes, empecé a desenvolver mi derecha, planeando que él llegara por ese lado.
"Podemos tener paz aquí", dijo Sam. Todavía estaba tratando, aunque yo sabía que él entendía que no había forma de escapar sin violencia.

Él estaba ganando tiempo para que todo el mundo en el Merlotte's entendiera lo que estaba pasando.
Esa fue una buena idea. Después de que pasaron unos pocos segundos, incluso más lentos, unos pocos clientes se movieron lejos de la acción, ya que podían, a excepción de Danny Prideaux, que había estado jugando a los dardos con Andy Bellefleur, y el mismo Andy. Danny estaba sosteniendo un dardo.
Andy estaba fuera de servicio, pero armado. Vi los ojos de Jack Leeds y vi que se había dado cuenta, como yo, de donde vendría el mayor problema. El matón aturdido estaba meciéndose hacia adelante y hacia atrás sobre sus talones.

Desde que Jack Leeds tenía un arma y yo no, avance cuidadosamente hacia atrás para no interferir con su tiro. Los ojos fríos de Lily siguieron mi pequeño movimiento, y asintió con la cabeza casi imperceptiblemente. Yo había hecho una cosa sensata.
"No queremos paz", gruñó barbudo líder. "Queremos a la rubia". Y señaló hacia mí con la mano izquierda, mientras su mano derecha sacó un cuchillo. Parecía que media dos pies de largo, aunque tal vez mi miedo estaba actuando como una lupa.
"Vamos a cuidar de ella", dijo el rubio pelos de punta
"Y entonces tal vez el resto ustedes", agregó Labios sensuales.
El chico loco se limitó a sonreír.

"Yo no lo creo", dijo Jack Leeds. Jack sacó su arma en un movimiento suave. Posiblemente lo hubiera hecho de todos modos por pura autodefensa, pero no lastimarían a su mujer, de pie junto a mí, era rubia. No podía estar completamente seguro de que se referían a mí, la otra carne blanca.
"Yo no lo creo, tampoco," dijo Andy Bellefleur. Su brazo estaba firme como una roca mientras apuntaba con su propia Sig Sauer*(N.T. Marca de pistola) al hombre con el cuchillo. "Tira tu cuchillo para cerdos, y vamos a resolver esto

Ellos tal vez estaban volando alto como cometas, pero por lo menos tres de los matones tenían suficiente sentido común para darse cuenta de que las armas al frente eran una mala idea. Había un montón de miradas inciertas y cambiantes, sus ojos parpadearon mirándose uno al otro. El momento pendía de un hilo.
Por desgracia, el chico loco se salió del límite y embistió a Sam, por lo que ahora nos comprometió a todos con esa estupidez. Con la rapidez de los cambiaformas, Labios Sensuales sacó su propia arma, apuntó y disparó. No estoy segura si tenía la intención de golpear, pero hirió el brazo de Jack Leeds, quien devolvió un disparo salvaje mientras caía.

Mirando a Lily Leeds tuve una lección de movimiento. Dio dos pasos rápidos, giró sobre su pie izquierdo, y su pie derecho flotaba en el aire para patear a Labios sensuales en la cabeza con la fuerza de una mula. Casi antes de que cayera al piso estaba sobre él, lanzando su arma hacia la barra y rompiendo su brazo en un flujo de movimiento que era casi hipnótico. Mientras el gritaba, el barbudo cabron y el rubio pelos parados la miraron boquiabiertos.

Ese segundo de distracción fue todo lo que necesitaban. Jannalynn dio un salto volando de su taburete, trazando un arco increíble a través del aire. Ella aterrizó sobre el Chico loco como mientras lo derribaba, y aunque el chico loco aullaba tratando de sacudirse, Jannalynn se echó hacia atrás para darle un puñetazo en la mandíbula. Oí claramente la ruptura del hueso y, a continuación Jannalynn saltó a sus pies y pisoteó el fémur. Otro chasquido. Sam, que aún lo sostenía, gritó, "¡Alto!"
En esos segundos, Andy Bellefleur alcanzo al barbudo gilipollas, quien le había dado la espalda a los presentes, girando hacia Andy cuando Lily ataco Labios Sensuales. Cuando el chico alto sintió la pistola en la espalda, se quedó paralizado.

"Suelta la navaja", dijo Andy. Él estaba mortalmente serio.
El rubio pelos de punta ladeó el brazo hacia atrás para dar un golpe. Danny Prideaux le lanzó su dardo. Que alcanzo a darle al Rubio en su brazo, y gritó como una tetera. Sam abandonó al chico loco para golpear al Rubio directo a su pecho. El hombre cayó como un tronco de madera.
El Barbudo Idiota miró a sus amigos, hacia abajo con impotencia, y luego dejó caer el cuchillo. Sensible.
Finalmente.
En menos de dos minutos, todo había terminado.

Yo me quite el limpio delantal blanco, y presione sobre la herida de Jack Leeds, mientras Lily le extendía el brazo hacia mí, su cara era blanca como la de un vampiro. Ella quería matar a labios sensuales de la peor manera posible, porque amaba a su marido con una pasión arrolladora. La fuerza de sus sentimientos casi me inundó. Lily podría ser de hielo en el exterior, pero por dentro estaba como el Vesubio.

Tan pronto como el sangrado de Jack se detuvo, ella se volvió hacia labios Sensuales, con su rostro aun absolutamente tranquilo. "Incluso, si te mueves, te voy a romper el cuello de mierda", dijo, con su voz inquebrantable. El joven matón probablemente ni siquiera podía escucharla a través de sus propios gemidos y quejidos, pero su tono lo atravesó y el trato de alejarse de ella.
Andy ya había hablado con el operador del 911. En un momento oí la sirena, un sonido inquietantemente familiar. También podríamos retener a una ambulancia para permanecer en el estacionamiento para este tipo de cosas.

El chico loco estaba gritando débilmente por el dolor en la pierna y la mandíbula. Sam le había salvado la vida: Jannalynn estaba en realidad jadeando, estaba tan cerca de cambiar después de la excitación y la estimulación de la violencia. Los huesos se habían deslizado por debajo de la piel alrededor de su rostro, volviéndose larga y abultada.
No sería bueno que se convirtiera en un lobo antes de que la ley llegara aquí. No traté de explicarme a mí misma por qué. Le dije: "Oye, Jannalynn." Me miro a los ojos. Su forma estaba cambiando de aspecto y color. Su figura pequeña comenzó a girar y girar sin descanso.

"Tienes que parar", le dije. A nuestro alrededor no había gritos, y la emoción, y la gruesa atmósfera de miedo sin un buen ambiente para un hombre lobo joven. "No puedes cambiar ahora." Mantuve mis ojos fijos en ella. Yo no dije nada de nuevo, pero me asegure de que ella no dejara de mirarme. "Respira conmigo", le dije, y ella hizo el esfuerzo. Poco a poco su propia respiración se volvió lenta, e incluso poco a poco su rostro se recobró sus contornos normales. Su cuerpo dejó su inquietud, y sus ojos volvieron a sus regular color marrón.
"Muy bien", dijo.
Sam puso las manos sobre sus delgados hombros. Él le dio un fuerte abrazo. "Gracias, cariño", dijo. "Gracias. Eres la mejor" Sentí el más leve repiqueteo de exasperación.
"Levanta tu trasero del polvo", dijo, y se echó a reír entrecortadamente. "¿Fue un buen salto, o qué? Espera a que le cuente a Alcide"

"Eres la más rápido," dijo Sam, con voz suave. "Tú eres la mejor ejecutora de la manada que he conocido." Cualquiera diría que él le había dicho que ella era tan sexy como Heidi Klum, ella estaba tan orgullosa.

Y entonces la gente que hace cumplir la ley y el cuerpo de emergencia llegó, y tuvimos que ir a través de todo el procedimiento otra vez.
Lily y Jack Leeds fueron al hospital. Ella le dijo al personal de la ambulancia que podría llevarlo ella misma en su coche, y me di cuenta por sus pensamientos que su seguro no cubriría el costo del transporte en ambulancia. Teniendo en cuenta que la sala de emergencias sólo estaba a unas cuadras de distancia y que Jack estaba caminando y hablando, yo podía entender su razonamiento.

Ellos nunca consiguieron sus alimentos, y no llegué a darles las gracias por el aviso y por la prontitud en la obediencia a las órdenes del señor de Cataliades. Me pregunté más que nunca cómo se las había arreglado para desviarlos al bar de manera tan oportuna.

Andy estaba justificadamente orgulloso por su parte en el incidente, y obtuvo algunas palmadas en la espalda de sus compañeros. Todos ellos observaban a Jannalynn con desconfianza y respeto apenas disimuladamente. Todos los clientes del bar que había tratado de mantenerse al margen estaban hablando entre ellos para describir la gran patada de Lily Leeds y el salto de Jannalynn sobre el chico loco.

De alguna manera, la imagen que la policía consiguió es que estos cuatro desconocidos habían anunciado su intención de tomar como rehén a Lily y luego robar a Merlotte's.
No estoy seguro de cómo esa impresión consiguió credibilidad, pero me alegro de que lo hiciera. Si los clientes del bar suponían que la rubia en cuestión había sido Lily Leeds, estaba muy bien para mí. Ella era sin duda una mujer excepcional, y los extraños podrían haber estado siguiéndola, o puede ser que decidieron robar el bar y tomar a Lily como un bono.

Debido a este bienvenido error, me escapé de cualquier cuestionamiento de los otros clientes.
En el gran esquema de cosas, pensé que era hora tenía tiempo para un descanso.

Escuchar

Leer fonéticamente

Diccionario

Continuará....

2 comentarios:

gigi dijo...

chicas! me ecanto el blog!! felicitaciones!! espero el resto de los capitulos! y gracias por traducirloss!!

Divagante dijo...

Excelente

Publicar un comentario